Seymour Norte

La Isla Seymour Norte se levantó del fondo del mar por un evento sísmico, y sus orígenes como un fondo marino, surgieron de la isla desde el punto más bajo, con perfil plano, hasta que su punto más alto alcanzara solamente 30 m de altura. Los acantilados de la pequeña isla (1,9 km 2), solamente tienen unos pocos metros de altura que forman la línea de la costa, donde las gaviotas de cola bifurcada se encaraman en las repisas. Un pequeño bosque de árboles de palo santo gris plateado, por encima de la meseta (desembarque seco en las rocas de lava negra), usualmente sin hojas, esperan por la lluvia para florecer.

La isla está llena de vida! y puede que usted tenga que darle paso a un lobo marino o iguana. Los piqueros patas azules anidan a los dos lados del camino (casi 2 km) donde parejas hacen su danza de cortejo para aparearse. Además a lo largo de la costa rocosa un remanente de arena blanca permanece al interior del mar y largas bandadas de aves marinas se unen para un impresionante espectáculo de alimentación. El sendero se convierte en interior para revelar el mayor sitio de anidación en las Galápagos del maravilloso pájaro fragata. Estos enormes, acróbatas obscuros, tienen una envergadura de 5 pies, los machos, con bolsa inflada roja, se sientan precariamente en bajos arbustos para cuidar de sus polluelos igualmente grandes. Gaviotas de cola bifurcada también anidan aquí y otras aves también son a menudo vistas. Los lobos marinos y las iguanas marinas negras endémicas son comunes, y con un poco de suerte las iguanas de tierra y lobos marinos pueden ser vistos también.